Make your own free website on Tripod.com

Mi experiencia con una famillia en Hamburgo

La experiencia que tuve en Hamburgo, para ser más exactos en Borstel , es un pequeno pueblo cerca de Pinnenberg, fue compartir un poco lo que soy y para donde me estoy proyectando, como Misionero del Verbo Divino, que me siento. Compartí 12 días con la familia Schulz, la cual se compone de Cornelia, que es la mamá de 5 ninos y el papá de los mismos es Ralph. Los hijos se llaman Manuel, Katalina, Benedict, Nikolai y la más chiquita que se llama Steffi. Esos días eran por una parte, bastante pesados para mí, ya que no estaba tan acostumbrado a hablar con jóvenes y con ninos por lo que se me hacía difícil el poder entenderles y claro Cornelia muy atenta después de hacer sus cosas cotidianas se sentaba conmigo para hablar en alemán por espacio de una hora o más, cuando los chicos ya se habían ido a la escuela, por otro lado era la oportunidad que se me presentaba de aprender ahora sí en la práctica. Después de ese espacio de conversación con Cornelia me iba a estudiar y a ver en lo que me había equivocado subryarlo y seguir adelante en los estudios, ya en la tarde venían los chicos de la escuela y nos poníamos a ver televisión, a jugar nintendo, o cualquier otra actividad recreativa y claro cuando no les entendía generalmente le tenía que decir "bitte" , para que me vuelvan a repetir lo que me dijeron y así podernos entender mejor. Con ellos también nos fuimos a pasear al mar "nord see", claro que no nos banamos porque estaba haciedo frío, a pesar de ser verano. Todo el día lo pasamos afuera y comimos en el camino, unos ricos "brat wurst" salchichones asados con pan y salsa de tomate, eso bastó para saciar nuestra hambre . También jugamos fútbol americano, una tarde y lo pasamos bastante divertido. Todos los días teníamos que ir a comprar la leche y sacar a pasear al perro, en la tarde y en la manana. De verdad estoy agradecido por la experiencia y por el contacto, ya que hace rato que quería ver desde dentro, como vive una familia alemana y claro está con muchos ninos, 5. Por eso por medio de este Boletín quiero darles mis más sentidos agradecimientos a la Familia Schulz Vielen Danke!

Roberto Gallegos